martes, 18 de marzo de 2014

En este escrito no quiero hacer vagas lamentaciones sobre ser mujer, ni escupir odio hacia el género masculino, mostrare otra perspectiva, no quiero filosofar sin dirección.

Siempre cuando se habla de clases se acude a esta famosa frase “la explotación del hombre por el hombre”, pero no podemos hablar de lucha de clases sin incluir la figura femenina, como ya dijo Federico Engels El hombre es, en la familia, el burgués; la mujer representa, en ella, al proletario”.

Nos quitaron libertad con el matrimonio y la religión, basta con prender la televisión nos venden prototipos restringiendo nuestra valoración de belleza, solo debemos ver con quienes se hacen los comerciales de artículos del hogar enseñándonos cual es nuestro lugar en la casa y cómo influyen emotivamente en nosotras con publicidades en contra del aborto para que dejemos que otros decidan sobre nuestros cuerpos,  esto no es solo misógino, sino también arcaico, después de 1917 en Rusia (estamos hablando de casi 100 años atrás) se produjeron muchos avances en cuanto a las libertades del género femenino, existía el divorcio, el aborto podía llevarse a cabo en los hospitales gratuitamente, y se gozaba de igualdad salarial entre mujeres y hombres, en la actualidad es difícil lograr expandir las libertades femeninas en gran medida se debe a que muchas mujeres se preocupan más del esmalte de uñas que de luchar por sus derechos ya que el patriarcado valora "virtudes" femeninas como, la delicadeza, la ternura, la virginidad, la belleza, la sumisión, pues son "virtudes" que no reflejan ningún peligro para el sistema patriarcal, pasamos a ser objeto de mercado, están controlando nuestros cuerpos, nuestra forma de relacionarnos, nuestro poder de decisión, manejados por la iglesia, por la industria, por el gobierno, Gerda Lerner formula la apropiación por parte de los hombres de la capacidad reproductiva y sexual de las mujeres ocurrió antes de la formación de la propiedad privada y de la sociedad de clases. Su uso como mercancía está, de hecho, en la base de la propiedad privada”.

Por eso asumo con certeza de que la primera forma de explotación fue de la mujer por el hombre, es imperante que no olvidemos solo crear una sociedad sin  clases sino además con las mismas libertades entre mujeres y hombres,  estas son batallas que damos día a día, en el hogar, en el trabajo y en magno luchando de lleno para cambiar este sistema patriarcal, hay mujeres que ya han empezado a movilizarse para conquistar espacios como la organización “pan y rosas” y trabajadoras luchando por mejoras laborales como “las tías” de integra, si queremos hablar de clases, debemos hablar de género como Trotski dijo en su momento Para cambiar nuestras condiciones de vida debemos aprender a mirar a través de los ojos de las mujeres” y eso es lo que no se hace actualmente, ni las propias mujeres miramos con nuestros ojos, dejamos que los hombres e instituciones miren y construyan esta sociedad, a base de sus intereses capitalistas, hay que organizarse, irnos quitando de a  poco las vendas de los ojos y así poder quitárselas a otras mujeres que se mantienen sin poder ver que sus vidas están siendo manejadas por otros y lo seguirán haciendo si no hacemos algo, recordemos a todas las mujeres que han muerto o han sido encarceladas por luchar, no olvidemos que mientras más miedo nos tienen mas represión nos espera, LLEGO LA HORA DE HACERLOS TEMBLAR!!!

CEPRID “Feminismo marxista. Notas acerca de un proceso en construcción.” Septiembre 2013 disponible en http://www.nodo50.org/ceprid/spip.php?article1736



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada